Artículo 85 del Código Electoral: Un atentado a la democracia

“La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo” Abraham Lincoln




La democracia se ha convertido en un derecho fundamental salvaguardado por las máximas autoridades nacionales e internacionales que buscan resaltar la libertad de expresión como piedra angular de una eficiente protección de los derechos humanos. De tal manera, a la luz de la sentencia de tutela T-040 de 2013:


los pronunciamientos de la Comisión Interamericana y la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos han resaltado que la libertad de expresión cumple una triple función en el sistema democrático: a) asegura el derecho individual de toda persona a pensar por cuenta propia y a compartir con otros el pensamiento y la opinión personal, b) tiene una relación estrecha, indisoluble, esencial, fundamental y estructural con la democracia, y en esa medida, el objetivo mismo del artículo 13 de la Convención Americana es el de fortalecer el funcionamiento de sistemas democráticos, pluralistas y deliberativos, mediante la protección y fomento de la libre circulación de ideas y opiniones, y c) finalmente, es una herramienta clave para el ejercicio de los demás derechos fundamentales, toda vez que “se trata de un mecanismo esencial para el ejercicio del derecho a la participación, a la libertad religiosa, a la educación, a la identidad étnica o cultural y, por supuesto, a la igualdad no sólo entendida como el derecho a la no discriminación, sino como el derecho al goce de ciertos derechos sociales básicos” (negrilla fuera de texto)


Conforme a lo anterior, los partidos políticos son sin lugar a dudas los principales actores en una democracia. Para Schonfeld “los partidos son una clase de colectividades, no efímeras, de individuos que comparten, con grados diferentes, un conjunto de objetivos comunes (…)”. En adición, la constitución política colombiana de 1991 se da en una de sus razones, para establecer el pluralismo político que a la fecha había sido inexistente y que, en motivo a ello, durante finales del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX llevó a Colombia a su máxima polarización trayendo consigo 6 guerras civiles reconocidas y una guerra civil no declarada (la época de la violencia) teniendo como principal característica el terror representado en una serie de luchas internas en las cuales se intentó imponer determinada forma de gobierno, hechos los cuales se tradujeron en varias constituciones y a su vez, una serie de reformas constitucionales.


El artículo 85 del código electoral es un claro atentado a la democracia puesto que invoca lo siguiente:


INCLUSIÓN DE LA COMUNIDAD DIVERSA: Las organizaciones políticas propiciarán mecanismos de democracia interna que garanticen la inclusión de la comunidad LGBTIQ+ en la selección de sus candidaturas, así como en todos sus órganos de gobierno, dirección, control y administración.”


Siendo así, la imposición del artículo en mención es un claro desconocimiento a la historia de la conformación del sistema político colombiano, puesto que pone de facto una circunstancia que generó guerra, violencia y terror en la población del país a causa de la obligación que tendrían los partidos políticos de incluir entre sus integrantes, directivas y demás, cualquier individuo por una simple forma de coacción estatal. Por lo tanto, es menester resaltar la siguiente normatividad que le da la libertad a la ciudadanía de escoger libremente el partido político al cual pertenecer, con el cual se sienta identificado y que persiga sus ideales personales, siempre y cuando está, respetando la libertad de expresión y dignidad de los demás miembros de la sociedad, como derechos fundamentales protegidos por la constitución nacional:


1. Constitución Política de Colombia:


· Artículo 107 Modificado por el Acto Legislativo 1 de 2009, artículo 1º: “Se garantiza a todos los ciudadanos el derecho a fundar, organizar y desarrollar partidos y movimientos políticos, y la libertad de afiliarse a ellos o de retirarse. (…)


(…) Los directivos de los Partidos y Movimientos Políticos deberán propiciar procesos de democratización interna y el fortalecimiento del régimen de bancadas.


· Artículo 108 Modificado por el Acto Legislativo 1 de 2009, artículo 2º: “(…) Los Partidos y Movimientos Políticos con Personería Jurídica reconocida podrán inscribir candidatos a elecciones. Dicha inscripción deberá ser avalada para los mismos efectos por el respectivo representante legal del partido o movimiento o por quien él delegue.”


El artículo 85 del código nacional electoral plantea un fuerte desconocimiento de la carta magna, puesto que su intención es obligar a los partidos políticos para que impongan dentro de sus candidatos, miembros y directivos a un determinado sector de la sociedad el cual puede libremente escoger a cuál partido pertenecer y por medio del cual se pueden sentir mejor identificados. Dicho artículo del código iría en contra no solo de los artículos 107 y 108 de la constitución sino también estaría en contra de los artículos 19 que expresa la capacidad que tiene todo individuo a tener libertad de expresión y de opinión y al 20 de la misma que garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, puesto que los partidos políticos y sus integrantes que piensen diferente no podrían hacerlo y los miembros de la comunidad LBGTIQ+ tendrían, por coacción del Estado, que pertenecer a una organización política la cual no persiga sus intereses dentro de la construcción de sociedad.

Así mismo, el artículo 85 del código electoral desconoce la ley 130 de 1994 (Estatuto básico de los partidos y movimientos políticos) en los siguientes artículos:


· Artículo 1°. Derecho a constituir partidos y movimientos: “Todos los colombianos tienen derecho a constituir partidos y movimientos políticos, a organizarlos y a desarrollarlos, a afiliarse y retirarse de ellos libremente y a difundir sus ideas y programas.


· Artículo 2°. Definición. Los partidos son instituciones permanentes que reflejan el pluralismo político, promueven y encauzan la participación de los ciudadanos y contribuyen a la formación y manifestación de la voluntad popular, con el objeto de acceder al poder, a los cargos de elección popular y de influir en las decisiones políticas y democráticas de la Nación.


Los movimientos políticos son asociaciones de ciudadanos constituidas libremente para influir en la formación de la voluntad política o para participar en las elecciones (…)”.


· Artículo 6°. Principios de organización y funcionamiento: “Los partidos y movimientos políticos podrán organizarse libremente. Sin embargo, en el desarrollo de su actividad están obligados a cumplir la Constitución y las leyes, a defender y difundir los derechos humanos como fundamento de la convivencia pacífica y a propender al logro y mantenimiento de la paz, en los términos del artículo 95 de la Constitución Política.


En las regiones, los partidos o movimientos políticos gozarán también de libertad y autonomía para su organización y podrán pertenecer al partido o movimiento que a bien tengan nacionalmente



· Artículo 9°. Designación y postulación de candidatos: “Los partidos y movimientos políticos, con personería jurídica reconocida, podrán postular candidatos a cualquier cargo de elección popular SIN REQUISITO ADICIONAL ALGUNO.


En este orden de ideas, la inclusión del artículo 85 del código nacional electoral no solamente es un atentado a la democracia sino un claro atropello a la normatividad internacional, resaltando lo inicialmente expuesto por la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así mismo desconoce el artículo 19 de la declaración universal de los derechos humanos que expresa que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión” ya que a los que no piensan ni comparten el pensamiento LGBTIQ+ se les está obligando a aceptarlo y a seguirlo, y también es un atropello ya resaltado sobre la constitución política y la legislación nacional.


En conclusión, el incluir el articulo 85 dentro del código nacional electoral es una limitación a las libertades de los ciudadanos, cuya imposición retrata las peores épocas de confrontación por las convicciones políticas del país y a su vez, está limitando el proceder de las organizaciones políticas constituidas conforme a la ley, las cuales se crearon por los intereses libres y legales de ciudadanos con la firme convicción de tomar las riendas del país por medio del ejercicio democrático, democracia la cual es un pilar fundamental de la constitución nacional y por medio de la cual se protegen los derechos, expresiones, libertad de pensamiento y opinión de todos los integrantes de la sociedad, y finalmente, no solo se vulnera la democracia nacional, sino el ejercicio democrático protegido rigurosamente por instancias de carácter internacional.


Este artículo hace parte del programa de Difusión y Libertad de expresión de las juventudes de Colombia Justa Libres, RUGE, y por lo tanto, son opiniones personales que no comprometen la posición oficial del partido, ni de sus juventudes.

87 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo