¡Asesinatos express!

Por: Juan David González (@juanpolitologo1)


La crisis en la que nos encontramos está provocando la muerte de miles de seres humanos alrededor del mundo; pero no es precisamente debido al COVID-19, sino a la promoción, financiación e imposición del Aborto como parte de una agenda global.







Mientras que en Colombia, el estado y la sociedad civil estamos luchando por salvaguardar vidas; anoche, con total descaro, el diario El Espectador y su programa “las igualadas”, realizaron desde sus canales de comunicación, tal como lo habían venido haciendo: apología al delito, promoviendo e induciendo de manera enfática, a que las mujeres practiquen el “aborto en casa y seguro”.


Este tipo de prácticas, además de ser un negocio bastante lucrativo, oculta un trasfondo político muy particular: la imposición de una agenda ideológica, que incluye la cultura del asesinato como un medio de “empoderamiento de la mujer”, o al menos así lo ha manifestado en múltiples ocasiones la Editorial de El Espectador.


Este diario, en lo que va corrido del año, ha dedicado casi un centenar de publicaciones a única y exclusivamente: promoción del aborto. Una de tantas, es la entrevista que realizó a Juan Carlos Vargas –asesor “científico” de Profamilia- ; en la cual aseguraba que “el deseo de una mujer de terminar con su embarazo primaba sobre el de su pareja” (haciendo alusión al caso de Juanse). Aferrados a la teoría de la pos-verdad, frases como esta seguirán permeando en la conciencia de nuestra sociedad si no se toman medidas eficientes y prácticas.


Es claro que desde las directivas de El Espectador se ha promovido el aborto, el asesinato, y “las igualadas” pasan a ser el medio para llevar su mensaje. Pero, no basta solo con denunciar este tipo de actividades criminales; es necesario ser propositivos y empezar a crear canales de comunicación, blogs y programas que realmente informen, de manera fidedigna, el trasfondo del aborto y sus consecuencias. Es necesario acabar con las fake news y las pos-verdades.


En primer lugar, y aunque parte de la obviedad, es importante discernir el lenguaje utilizado por el lobby abortista, debido a que el uso sutil de eufemismos conllevan al receptor del mensaje a comprender de manera distorsionada la realidad. En ese sentido, es una falacia enorme hablar de “interrupción” voluntaria del embarazo (IVE); porque no se puede interrumpir la vida de un bebé para más adelante continuarla, no es como una película donde la interrumpes por un tiempo y luego puedes darle "play", lo que se está haciendo es asesinando a este ser humano.


En segundo lugar, es necesario difundir lo que realmente provoca un aborto en la madre y en el hijo. El “no nacido” como lo define el artículo 91 del Código Civil, es también un ser humano al cual se le está violando su dignidad y su derecho a la vida, el aborto Jamás es “seguro”, al menos no para el que muere. Así mismo, una mujer que se practique un aborto está expuesta a múltiples riesgos; según Planned Parenthood, el mayor centro abortista del mundo, pueden quedar restos en el útero, coágulos de sangre, sangrado abundante, infección y lesiones en el cuello uterino. Todo ello puede conllevar a esterilidad e incluso hasta la muerte (ya se han dado múltiples casos en Latinoamérica).


Este tipo de información, en la mayoría de las veces, es silenciada por las clínicas y los medios de comunicación que están a favor del lobby abortista. En Colombia, según Pro familia, al año se realizan más de 400.000 abortos; en EE.UU se practican más de 862.320 de manera legal; en Bogotá, la actual alcaldesa incluyó dentro de su plan de desarrollo disminuir en un 10% el número de nacimientos. Todo ello indica que, aunque en gran parte del mundo se halla decretado cuarentena, en el pensar de quienes están a favor de la cultura del asesinato la agenda sigue en marcha.


Por último, es indispensable que los hijos y las familias, como base de la sociedad, sean esos emisores de la VERDAD. Es necesario educar a las generaciones para defender la verdad y difundirla, desde los colegios, universidades, trabajos etc.


Si nosotros como sociedad civil no hacemos nada para mitigar este “virus”, los seguirán matando y a domicilio…


Este artículo hace parte del programa de Difusión y Libertad de expresión de las juventudes de Colombia Justa Libres, RUGE, y por lo tanto, son opiniones personales que no comprometen la posición oficial del partido y ni de sus juventudes.

233 vistas
  • White Instagram Icon

Contáctanos

Enlaces de interés

© Copyright 2023 by Comunicaciones Ruge Colombia

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficina 649B

Teléfono: 4325100  Ext. 4097

Email: info@rugecolombia.com