Colombia ¿Una nación carente de líderes?

Por Víctor González (@Victor_mgon)



El presente año ha sido bastante atípico, creo fielmente que nadie se esperaba vivir lo que hoy estamos afrontando como nación y al igual que el mundo entero nunca me esperaba que un virus fuera a cambiar tantas cosas a las que ya veníamos acostumbrados. Mucho y poco se ha dicho del Covid-19, teorías muchas en su entorno giran, pero en mi caso particular veo que esta pandemia nos ha hecho un gran favor a los colombianos.


Porque digo que un favor nos hizo el nuevo coronavirus se preguntaran ustedes. Gracias a esta pandemia fue fácil identificar que Colombia está carente de LÍDERES, y en mayúsculas lo digo, es increíble que en tiempos donde la Nación necesita del aporte de cada ciudadano para juntos salir de esta lamentable situación. Los referentes de liderazgo estén ocupados, sacándose los trapos sucios a la calle. No señores, hoy deberían estar buscando soluciones para reactivar la economía, garantizar la vida, la propiedad privada, las libertades, la educación y la salud entre otros.


Lo más triste de esta ausencia de líderes capaces de llamar al país a la acción en pro de superar esta época gris que estamos viviendo, es ver a un centenar de compatriotas perdiendo el tiempo en secundar estas actividades, de mucho o nada nos sirve en estos momentos seguir escudriñando en el pasado de las personas, de que aporta decir que uno es “Paraco” o el otro es “Guerrillero”, situación que se visibiliza en redes sociales dia a dia. En mi caso personal no me siento el termómetro moral de nadie, creo en la justicia con sus organismos de investigación y en el caso que alguno de los dos haya faltado a la ley, deberá ante está responder.


Cuánta falta les hace a nuestros pueblos líderes y pensadores del calibre de, Martín Lutero, John Locke y Max Weber[1]. Sólo por citar algunos referentes que transformaron el mundo, porque fueron capaces de pensar diferente. En el caso de Lutero quien siendo fraile de la iglesia católica se levantó en defensa de la verdad y logró cambiar la historia de la humanidad, ya que gracias a la reforma protestante hoy podemos gozar de las libertades que tenemos. Nuestra Colombia necesita muchos Lutero que se levanten hoy y, en defensa de la verdad llevemos a nuestra nación a una verdadera transformación.


La época de los caudillos ya pasó, no necesitamos líderes extremistas que dividan, ni mucho menos, los bien llamados “tibios”. El proceso que finaliza con una posible época caudillista, se remonta al desarrollo del pensamiento liberal que se forma mediante la invitación de reflexión que Locke[2] propuso en su tiempo al condenar la monarquía en términos de derecho divino de los reyes. Llegó a consolidar un pensamiento liberal sólido que tiene por encima la ley. El personalismo es barrera para conformar instituciones estables que garanticen los muchos aspectos que la ley contempla. No se trata de quien lidera, sino de qué institucionalidad representa.


En el sentido personalista que promueve el caudillismo, se ignora que cada ciudadano es un líder en potencia, solo lo debe asumir y entender que cada hombre y mujer es artífice de su propio destino y cada Nación es merecedor de sus gobernantes.


Por causa de estos nefastos y mal llamados líderes que históricamente han gobernado el país hoy las nuevas generaciones sufrimos los estragos de sus desacertadas decisiones. Por ello somos los jóvenes los llamados a levantar la voz y comenzar a reescribir la historia de nuestra nación; según el portal Juaco de la Presidencia de la república la población joven es de 12.768.157 al 2018, de esta masa importante de ciudadanos deben salir esos líderes con la capacidad de llamar al país a marchar a la transformación, que sean capaces de mirar al interior de la nación.


Jóvenes, es hora de asumir un papel protagónico, pero no con el mismo discurso de los viejos líderes que poco y nada han hecho por esta patria, seamos capaces de mirar más allá de lo que el escenario local nos muestra.

A menos que surja un nuevo liderazgo, nos podremos desligar de estos viejos modelos caudillistas. No podremos avanzar y seguiremos consumidos en las condiciones actuales, eso dicen muchos, en mi caso personal convencido soy que en poco una mejor nación seremos, ustedes dirán que loco estoy y tal vez sí, pero hay que estarlo para creerlo. Lo tenemos todo pero no lo aprovechamos, una juventud con mucho potencial y con las ganas de cambiar la historia, junto a un potencial de riquezas naturales para convertirnos en la despensa agrícola de América latina, diversidad climática, una inmensidad de ríos, tierras ricas para la agricultura, riqueza intelectual, entre muchos más tesoros, solo nos falta lo indispensable:


Creernos el cuento y empezar a construirlo, recuerden siempre que el Gobierno solo debe velar por garantizar la vida, la libertad y la propiedad privada de sus gobernados, el resto nos atañe a nosotros.

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Max_Weber [2] Locke, joven inglés que escribió Dos tratados sobre gobierno civil. Promovió la libertad en términos de una república constitucional relacionado con los asuntos públicos. Este artículo hace parte del programa de Difusión y Libertad de expresión de las juventudes de Colombia Justa Libres, RUGE, y por lo tanto, son opiniones personales que no comprometen la posición oficial del partido y ni de sus juventudes.

110 vistas
  • White Instagram Icon

Contáctanos

Enlaces de interés

© Copyright 2023 by Comunicaciones Ruge Colombia

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficina 649B

Teléfono: 4325100  Ext. 4097

Email: info@rugecolombia.com