IVE: Inesperada Vida Existente

Por: Ginna Alejandra Prada Robayo [1]


Apertura


La vida: “Ella”, universitaria de 23 años. Vive con su madre, una mujer trabajadora la única

proveedora de su casa. “Ella”, abandonada por el hombre que ejercía violencia física y sexual sobre su madre; lo llamaba papá pero siempre fue un desconocido. Su historia parecía ser común y común seguirá siendo sino hacemos algo.





1ra Escena


Sintiéndose mareada decidió cerrar sus ojos. 15 minutos después una luz incandescente la obligó a abrirlos nuevamente. No, no fue capaz de ver o distinguir nada, ni siquiera sabía de dónde provenía ese destello cegador. Luego de tres minutos su atención se detuvo en el único sonido que podía percibir: un agudo zumbido que provenía de lo profundo de su oído.


De repente estaba sentada frente un escritorio con sus manos esposadas a él. Un fuerte dolor de cabeza le hizo reaccionar y recordar algunos sucesos anteriores.


2da Escena


- 안녕, 엄마.

- ¿Qué…? No entiendo. ¿Dónde estaba?

- ¡Más! debería aprender coreano o cualquier otra lengua, inglés por lo menos, sería bueno

caminar por la calle y hablar otro idioma. Eso nos abriría muchas puertas, podría trabajar en un mejor lugar, donde la traten bien.

- Ya me tratan muy bien, no sé de qué habla.

- ¡No sabemos ni qué comer! A usted la menosprecian y la tratan como esclava ¡¿Sí vamos

a comer?!

- ¿Tiene hambre? ¿Quiere que le prepare algo?

Dijo su mamá tratando de cambiar el tema de conversación. Ella renegando dijo:

- ¡Mamá, si al caso nos alcanzará pa’ un pan con aguapanela!



3ra Escena


Seguía en aquel cuarto de paredes blancas, encerrada y esposada; deseaba profundamente probar un jugoso fruto maduro de alguno de los árboles que se veían frente a su casa. Se le hacía la boca agua mientras su estómago demandaba cualquier alimento que lo saciara. Cada segundo hacía que su hambre se intensificara llevándola al desespero. Intentó zafarse de las esposas lastimándose así las manos.


4ta Escena


- No estoy preparada para esto.


- Amor claro que lo estás, hemos salido por 4 meses.


- ¿Seguro que no me dolerá?


- ¡Jajaja! Claro que no, tesoro. Por algo lo llaman “hacer el amor”, entregarse en el acto

sexual, demostrando amor. Tal vez sí duela un poquito. Pero mírame ¡mírame! – Él,

tomándole el mentón suavemente la obligó a mirarlo - No te lastimaré cielo, haré que lo

disfrutes.


5ta Escena


Sentada en su cama, ella llorando dice una y otra vez: mamá, mamá, mamá. Repetía sin parar de llorar.


Su madre al entrar en la habitación le pregunta:


- ¿Qué pasó amor? ¿Por qué lloras?

- Mamá…

- Así es nena, yo soy su mamá y estoy aquí ¡Dígame que pasó pa’ poder ayudarla!

- Mamá, mamá, mamá, mamá ¡MAMÁ!


Su madre comenzó a llorar junto con ella. No entendía qué le pasaba pero ver a su niña tan mal le estremeció el corazón. Lo que no sabía su madre era que ella repetía ‘‘mamá’’, no por llamar la atención de su madre, sino porque se había enterado que pronto se convertiría en una.


6ta Escena


Luego de 17 minutos, pudo identificar que el dolor en su estómago no era de hambre, su cerebro la había engañado. Al darse cuenta de esto, su tormento cambió. Seguía sintiendo malestar en su vientre, sentía sus ovarios desgarrarse dentro de su cuerpo. Por fin, toda la idea fue clara recordando cada momento, cada palabra, cada decisión… desmayándose nuevamente.


7ma Escena


- Pendeja ¿¡usted qué hizo!? Sabe que su vieja no tiene nada y ¿ahora usted también

mamá?


- Yo no quería, ni siquiera lo esperaba…


-Obvio, ¿quién espera quedar embarazada por diversión? No fue su primera vez, ¿porque

tan descuidada?


Hubo un pequeño silencio entre su amigo y ella, y antes de que ella entrara nuevamente en un estado depresivo su amigo añadió:


-Fresca, yo estoy aquí para ayudarla. Vea… como su mejor amigo no quiero que este error

le arruine la vida. Aborte.


-Yo lo he pensado pero me da mucho miedo. Es un delito y el riesgo de abortar es muy alto.


- Bueno, usted verá: o carga con esa vaina y le cuenta todo a su mamá o intenta borrar su

error. Piénsalo bien. Yo no le voy a decir a nadie y tampoco nadie se tiene que enterar que

usted está embarazada. Si se queda callada y va a algún sitio, es como si nada hubiera

pasado: sigue su relación, su mamá no tendrá que alimentar otra boca y usted podrá seguir estudiando y graduarse. Solo nos quedan 6 meses para terminar la carrera. Ya luego se pone a ejercer, gana plata, ayuda a su mamá y todo bien.


8va Escena


Ella despierta con la cabeza bajo el escritorio, ve todo el piso manchado de sangre, sangre que provenía de su vagina; el dolor se había extendido desde su vientre hasta sus labios vaginales.


“¿Lo hice o esto es un sueño?” Constantemente se preguntaba esto porque no recordaba haber estado en algún lugar para abortar. Recordaba todo, desde que se acostó con su novio, hasta el día que volvió a hablar con su amigo.


9na Escena


- ¡Parce, le tengo las mejores noticias! Vi un video en YouTube de cómo hacer un aborto en

casa. No tiene que ir a algún lugar extraño, dice que no dolerá y sólo tiene que conseguir

algunas cosas.


- No creo que sea tan fácil como parece.


- ¿Cuánto tiene el feto?


- Ya voy para 4 semanas.


- ¡Re bien! Eso no tiene ni un mes, entre más rápido mejor. Le voy a enviar el video por

WhatsApp.


10ma Escena


“Lo hice, lo hice, lo hice” repetía una y otra vez, pero con un desespero mayor que el día cuando repetía “mamá”.



Escena final - Monólogo


Esposada a la mesa, con un dolor inimaginable, la sangre en el piso y su mirada anclada al suelo entendió que no estaba en ningún cuarto encerrada, que realmente no estaba esposada, que lo único ‘real’ de la situación era el dolor en el abdomen.


Su mente era su prisión, las esposas, su conciencia que la condenaba a una muerte lenta y

dolorosa. La sangre en el piso, efectivamente era el último recuerdo de su bebé asesinado, y el dolor que nunca disminuyó, era el dolor físico que le había generado el homicidio casero.


Pasaron los días. Luchaba con ella misma, con su culpa y conciencia para deshacerse de sus actos. Todo fue infructuoso. Su escape fue la U y allí buscaba olvidar la crudeza de su realidad. Ir a teatro era su parche pero esta vez no fue nada de lo que siempre esperaba.


“Ella no podría decidir si ser madre – gritaba un actor envuelto entre sábanas que simulaban una placenta - porque ya lo era desde el momento de la fecundación. Ella decidió ser madre de un bebé muerto, en cambio de uno vivo. Ella decidió cargar la culpa y la condena de sus actos. Por eso ahora su mente la tiene encerrada, encadenada y sin salida”.


“Estos actos no tienen un nombre y tampoco tienen un cuerpo, un rostro o un culpable. ¡No me saqués de acá! – continuaba el actor - Esto no es juego. Aquí yo, la vida, soy la protagonista; a través de mí se abre paso a la obtención de los demás derechos. ¡Si se arrebata una vida ajena, se pierde el derecho propio a la misma!”


A pesar de que muchas mujeres tienen que vivir en esta prisión, condenadas diariamente a la culpa, quiero recalcar que hay una salida, no tienen una cadena perpetua o un yugo eterno que se deban cargar. El primer paso para hallar la salida es el cambio de rumbo, seguido de la convicción de perdón y la causa del amor perfecto: una vida nueva. Todo esto es posible, solo mediante una persona: Jesús.


Los colombianos nos movemos bajo la ley del menor esfuerzo ¡Estamos comodísimos! Si se dice que es una interrupción, lo creemos independientemente de que sea una (vida) que no tiene forma de reanudarse.


¡Pero hágale, que el golpe avisa! Sigamos asesinando, sigamos descuartizando, sigamos

arrebatando el derecho fundamental a la vida que así llegaremos a ser una mejor sociedad; quizá nos acabemos en 50 años, cuando ya no haya herederos, pero sin lugar a duda una mejor sociedad.


“A LO BUENO LLAMARÁN MALO, Y A LO MALO BUENO” ¡Que viva el infanticidio desde los que están en el vientre! ¡Que viva el bien de una próspera sociedad! Terminando así su monólogo, La vida abandonó el escenario.


*Cuento presentado originalmente a la convocatoria "Narrativas indefinibles" de la Secretaria de la Juventud en Medellín.

[1] Artista integral, co-crea con entendimiento y creatividad, en pro de plasmar un legado basado en el verdadero amor.



200 vistas0 comentarios
  • White Instagram Icon

Contáctanos

Enlaces de interés

© Copyright 2023 by Comunicaciones Ruge Colombia

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficina 649B

Teléfono: 4325100  Ext. 4097

Email: info@rugecolombia.com