No quería decir “se los dije” …

Por: Michael Serrano



Ya vamos para cuatro de años de aquel debate sobre los acuerdos de paz que tuvimos para la clase de Ciencias Sociales en mi último grado de bachillerato. Hoy es un día para recordar que las posturas que llegué a manifestar en el magno claustro tenían todo el sentido y justificación, que para la época quizás eran simples suposiciones de un joven que se adentraba en los asuntos políticos. Recuerdo con juicio haber revisado varios puntos de la estructura del documento con los que no estaba de acuerdo, y ante varias cosas que no entendía, en su momento me acercaba a un tema que me venía inquietando un año atrás a dicho debate, el marxismo cultural y la persuasión psicológica impuesta por el gobierno nacional.


Resulta que quienes argumentamos la falsedad contenida en estos acuerdos se nos acusaba de guerreristas y de inhumanos que no queríamos la paz para Colombia. Una estrategia de manipulación del lenguaje promovida por teóricos y ejecutores del marxismo cultural. Aún con ese discurso de si no estás con la “paz” eres enemigo de Colombia, o peor aún, eres promotor del paramilitarismo, el gobierno nacional no logró vender la falsa idea sobre los acuerdos de La Habana.


Retomando el debate que les comentaba, para ese tiempo había surgido el acto legislativo 01 de 2016 el cual creaba los instrumentos jurídicos para adentrar a la fuerza el desarrollo normativo de los acuerdos. Si, se le pedía al congreso de la república poner en marcha el denominado “fast track”, una cosa de la que todos hablaban pero no sabían a ciencia cierta de que se trataba. Y es que este acto legislativo fue emitido por Juan Manuel Santos en Julio de 2016, pero su operación iniciaría posterior a la decisión negativa del primer constituyente en el plebiscito del histórico 2 de octubre de 2016.


El propósito de lo mencionado no es un tanto “se los dije” sino más bien una explicación sobre el riesgo tan alto de dejarnos llevar por un camino contrario a la justicia y la libertad. Ya varias decisiones se han tomado y el producto de aquellos cuarenta días de Fast Track, además de la constantes contradicciones de la que dice ser defensora de la constitución, la Corte Constitucional, han elevado a los acuerdos a esa figura amarrada llamada bloque de constitucionalidad. Por esta razón algunos salen de manera descarada a defender tan repulsivo acuerdo. Saben que jurídicamente están amparados por decisiones enmermeladas, han moldeado la Constitución a su antojo.


De múltiples maneras expresé las falencias del acuerdo de La Habana, desde la incapacidad de financiamiento y sostenimiento en el tiempo para la economía colombiana de dichos acuerdos, hasta las graves posturas contrarias a la justicia que fortalecen la impunidad contenidas en tal acuerdo. Claramente mis compañeros entusiastas tenían posiciones de una lógica ingenua, romántica e idealista. Al igual que muchos colombianos que persuadidos por la manipulación del lenguaje se creen defensores de derechos humanos a la vez que justificaban la entrada al Congreso de la República de violadores de niños, asesinos y narcotraficantes.


Lo que en cierto tiempo varios advertimos, se hace realidad hoy ante la coyuntura nacional y la reafirmación de parte de Iván Márquez sobre la vuelta a la lucha armada podría darnos luz del porque el aumento de cultivos ilícitos y el recrudecimiento del conflicto en algunas zonas del país. La unión anunciada entre guerrillas, ELN y FARC no es novedad pues ya varias operaciones desarrollaban en conjunto, hoy se ratificó tal alianza. Estos grupos ya tienen brazo económico, político y militar. El segundo, el político, pareciese intocable por lo ya mencionado anteriormente, por ello habrá que trabajar en disciplina por traer paz sin impunidad a Colombia, una labor que requiere compromiso de todos. Amor de patria y búsqueda perseverante de justicia y libertad.

200 vistas
  • White Instagram Icon

Contáctanos

Enlaces de interés

© Copyright 2023 by Comunicaciones Ruge Colombia

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficina 649B

Teléfono: 4325100  Ext. 4097

Email: info@rugecolombia.com