Ruge Colombia, una juventud con vocación de justicia y libertad

Por: Michael Serrano



Hay inquietud en el ambiente, las personas no saben con certeza el panorama general e individual que les espera y el contexto social colombiano está polarizado por diversas perspectivas políticas; de esta manera vale la pena preguntarse, ¿qué rumbo tendrá la nación y de qué forma la juventud influenciará en lo que vaya a ocurrir en los próximos años? La búsqueda y mantenimiento de la libertad debe ser la constante que los jóvenes deben perseguir ante la frecuente ineficacia institucional. La vigorosidad y fuerza de la juventud puede generar impactos significativos en el trasegar de la nación, soltando la inhibición mientras que juntos alzamos la voz por la visión que transformara Colombia, fundamentalmente a favor de los principios que forjaron la libertad pionera en la cual los patriotas lucharon perseverantemente. La falta de identidad no se suple con lo previsto por el Estado, ya que esto suele interpretarse como imposición de reglas hacia los ciudadanos, la identidad debe ceñirse a lo sublime, a lo que supera a la humanidad en sí misma.


Por ello, se hace necesario que el cuerpo político nacional esté conformado por hombres comprometidos, devotos y con amor al servicio público de los colombianos, es ahí donde debe iniciar la participación política juvenil, en el anhelar desde el interior querer conformar las juventudes de Colombia Justa Libres, RUGE Colombia, las cuales bajo su estandarte de recuperar valores y principios en nuestra sociedad, producen fidelidad a las enseñanzas de aquel que nos hace libres, los jóvenes debemos ser enfáticos en lo que hagamos, propongamos y accionemos, teniendo presente que la sociedad colombiana está careciendo de dignidad, justicia, y equidad, por lo tanto el deseo es que la juventud pueda trabajar en pro de dichos valores, sin embargo la realidad que nos agobia muestra falta de resiliencia y apatía a los procesos políticos actuales.


La falta de conocimiento produce extremismos políticos, la gente en su desesperación pierde la cordura al extrañar lo que alguna vez denominaron libertad, los jóvenes se refugian en la anarquía por la misma búsqueda de libertad individual, endureciendo sus corazones, atacando violentamente el statu quo que agobia con elitismos y favoritismos, su quehacer social se convierte en una maraña conceptual errada que nubla el horizonte, pierden el objetivo.


Entiendo que la juventud es una etapa de altos y bajos, que como recalca el melancólico Rubén Darío es un divino tesoro que se va para no volver, por ello hay que aprovecharla segundo a segundo, así que debemos darnos a la tarea de comprender nuestro accionar como seres políticos, los cuales poseen la responsabilidad de evadir los baches que atacan la libertad de nuestros semejantes y la nuestra, es una cuestión de amor al prójimo, de renuncia al deseo individual, para convertirlo en servicio perseverante a la nación.


Como jóvenes también debemos comprender que el mantenimiento de la libertad es un objetivo que no se debe extraviar ni distorsionar, ya varios ejemplos nos dan la historia nacional de cuando se pierde el rumbo educativo de la libertad generada por diversidad de luchas, la patria boba es muestra de este fenómeno, al igual que las múltiples decapitaciones a los comuneros, o la masificación de la educación estatal, la cual adoctrina a nuestros niños en ideales de dependencia estatal, para que el poder de ellos continúe expandiéndose mientras que nuestros bolsillos siguen tributando los gastos subsidiarios del gobierno civil. La autonomía, como el poder o el derecho del autogobierno, ya sea en una ciudad que elige a sus propios magistrados y hace sus propias leyes, o en un individuo que vive según su propia voluntad (Webster, 1828) debe permitir que los jóvenes libres, estén en la capacidad de formar carácter, trabajando según su llamado a servir a la sociedad en un área concreta, a la vez que formen una correlación con el gobierno civil, sin violentar la individualidad personal, es decir, sin que el gobierno civil intervenga en asuntos en los cuales es incompetente.


Los antecedentes de la nación dan claridad del trabajo que las juventudes en Ruge Colombia deben desempeñar, el pasado de una guerra (con un grupo guerrillero específicamente) dio paso a la contemporaneidad del posconflicto, que debe ser abarcado de la manera más sabia posible, dicho proceso brinda el momento para la intervención juvenil en los ambientes participativos del país, además de que las contiendas electorales a disputar son un compromiso que las juventudes de Ruge Colombia han de seguir, la participación política juvenil hace eco en Colombia, brinda una gran fuerza que trae libertad, además de que crea fundamentos en los estamentos gubernamentales, somos la siguiente generación de los 90, no podemos darnos el lujo de esperar como muchos han tenido por costumbre, la marcha es ahora y debemos pionerar los desafíos actuales con valentía, una nueva Colombia viene en camino, la problemática familiar y social no puede ser impedimento para la participación activa de los jóvenes que rugen por Colombia, debemos enrutarnos cada uno desde su individualidad en pro de una Colombia con una comprensión cristiana del hombre, para que así establezcamos la grandeza en nuestro territorio.


147 vistas
  • White Instagram Icon

Contáctanos

Enlaces de interés

© Copyright 2023 by Comunicaciones Ruge Colombia

Edificio Nuevo del Congreso

Carrera 7 # 8-68 Oficina 649B

Teléfono: 4325100  Ext. 4097

Email: info@rugecolombia.com